champurria_logo

La Coordinadora Antirracista La Champurria nace de la urgencia de visibilizar, denunciar y responder áctivamente y colectivamente ante prácticas y ideologías coloniales.  Éstas son fomentadas y legitimadas desde todas las instituciones del sistema-mundo capitalista, entre ellas, las del Estado y del empresariado chilenos.  Son prácticas que simultáneamente afectan a y son replicadas por amplios y diversos sectores de nuestros pueblos oprimidos, pero de manera infinitamente diferenciada según la nacionalidad, etnicidad, ubicación geopolítica, lengua materna, sexualidad, expresión de género, edad, capacidad física, poder económico, poder institucional, orientación ideológica, cosmovisión, prácticas culturales, actividad política, y tipo y grado de formación y organización social de cada cual.

Desde nuestra organización también buscamos estudiar, analizar, y explicar tanto las raíces históricas y el despliegue actual de esta brutal situación—donde el racismo, la colonialidad, la misoginia, la homofobia, la transfobia, el capacitismo y la explotación burguesa son imperantes—como también las luchas revolucionarias y de resistencia que han nacido del seno de los pueblos organizados.

Apelamos a la recuperación y reconstrucción de las tierras, las relaciones y los saberes de los pueblos.

Solo así—estudiando y actuando organizadamente—será posible identificar con mayor precisión cómo se sostienen y se despliegan estas entrelazadas formas de dominación y las mejores prácticas de la resistencia popular que nuestras ancestras han desarrollado frente ellas para así formular y ejecutar estrategias que resistan la opresión y apuntan a la transformación radical de nuestras relaciones e instituciones para que éstas sean más amorosas, lúdicas, colaborativas, informadas, equitativas y soberanas.

Sustentándonos en estas perspectivas, nosotres de la Coordinadora Antirracista La Champurria estamos convencides de que los feminismos, los antirracismos, las cosmovisiones ancestrales y las prácticas decoloniales son herramientas insoslayables en la lucha contra el capitalismo y elementos básicos de la solidaridad contrahegemónica.  Es de fundamental importancia y primera prioridad que estas perspectivas primen en cada una de nuestras organizaciones, y que vamos sumando fuerzas tomando en cuenta y celebrando—no obviando—las reales diferencias que existen al interior de nuestros pueblos.  Así éstas pueden enriquecer nuestra experiencia social, potenciar nuestra solidaridad efectiva, e ir derrotando y no exacerbando las divisiones que históricamente nos han quitado fuerza.

Con estas certezas y con el fin de potenciar la organización popular y avanzar las luchas contra los estados y el capital, buscamos:

  1. Autogestionar en comunidad nuestra formación feminista, antirracista, anticapitalista y decolonial en un grupo de lectura semanal
  2. Organizar acciones, intervenciones callejeras y eventos culturales diseñados a difundir información coyuntural y análisis críticos, fortalecer comunidad consciente, presionar y atacar a nuestros enemigos y potenciar nuestras luchas
  3. Colaborar con comunidades y organizaciones afines en la ejecución de proyectos y acciones políticos y pedagógicos, respondiendo a sus llamados a acción, participando en las luchas de manera presente y activa, y ofreciendo asesoría política-jurídica-comunicacional en casos de abusos y vulneraciones
  4. Contribuir a la construcción y fortalecimiento de redes, comunidades, epistemologías, lenguas, relaciones y organizaciones antirracistas, feministas, anticapitalistas y decoloniales

Nuestra resistencia será crítica, activa, y organizada como también serán nuestras revoluciones.

Advertisements